En la tercera edad, más vale prevenir que curar

 

Los mayores viven en un equilibrio permanente entre sus necesidades y lacapacidad de resolverlas desde el punto de vista biológico, físico, mental y social.¡Es mejor prevenir antes que curar!.

Anticiparse a estas necesidades será clave para evitar posibles problemas de salud, por eso es fundamental aplicar rutinas y cambios en el hogar y en nuestro día a día que garanticen una tercera edad plena:

 

● Recuerda que es importante acudir al médico regularmente para identificar problemas de salud físicos o mentales antes de que sean crónicos.

● En casa coloca lámparas que no tengan una luz demasiado fuerte, para evitar deslumbramientos.

● Es fundamental que siempre tengas un móvil cerca, para alertar sobreposibles caídas o llamar a tus familiares para compartir tus inquietudes yquehaceres. Estos dispositivos deben estar equipados con números grandesy colores brillantes.

● Procura no tener excesivos muebles y que estos no tengan muchas esquinaspara no tropezar, evita alfombras y usa estanterías y espacios de almacenamiento a los que puedas acceder fácilmente.

● La Instalación de ventanas de doble acristalamiento mejorará la audición y el aislamiento (frío/calor).

● Instala barandas en bañeras, duchas, inodoros, pasillos, escaleras, etc., para evitar caídas.

● Coloca interruptores de luz, tiradores de puertas y electrodomésticos que sean fáciles de abrir y cerrar.

● Intenta eliminar obstáculos como escaleras y escalones de acceso.