Facebook | Twitter | Rss | Youtube

Navegando por: Inicio >> Delegaciones y Servicios >> Servicios Sociales >> Prestaciones garantizadas >> Autonomía Personal

Autonomía personal

Reconocimiento de la situación de discapacidad:

El reconocimiento de grado de discapacidad es imprescindible para tener derecho a los beneficios económicos y de servicios previstos por la legislación vigente a nivel fiscal, de ocio, cultura, deportivo, accesibilidad, formación, empleo o educación.

La valoración del grado de discapacidad responde a criterios técnicos , siendo objeto de valoración tanto las discapacidades que presente la persona, como, en su caso, los factores sociales complementarios relativos, entre otros, a su entorno familiar y situación laboral, educativa y cultural, que dificulten su integración social.Puede solicitarlo cualquier persona que padezca una enfermedad física, psíquica o sensorial que le dificulte el desempeño de las actividades de la vida diaria porque le supongan limitaciones a dichos niveles.

Trámite: Reconocimiento de la situación de discapacidad

Prestaciones contempladas en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia:

La Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia (BOE nº 299, de 15 de diciembre de 2006), modificada por el Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad (BOE nº 168, de 14 de julio de 2012), regula las condiciones básicas de promoción de la autonomía personal y de atención a las personas en situación de dependencia mediante la creación del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), en el que colaboran y participan todas aquellas Administraciones Públicas con competencias en la materia.

El objeto es reconocer un nuevo derecho subjetivo de ciudadanía en el ámbito estatal: el derecho a la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, mediante la creación del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

La definición que hace de Dependencia el artículo 2.2 de la Ley se refiere al estado de carácter permanente en el que se encuentran personas que precisan de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria o, en el caso de personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, otros apoyos para su autonomía personal. Esa dependencia puede estar producida por la edad, la enfermedad o la discapacidad y ligada a la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial.

Trámite: Prestaciones contempladas en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de Dependencia.

Servicio de Teleasistencia:

El Servicio de Teleasistencia de la Junta de Andalucía es un sistema de atención personalizada, de respuesta inmediata ante situaciones de emergencia o inseguridad, soledad y aislamiento, basado en las nuevas tecnologías de la comunicación, que permite a sus usuarios y usuarias mantener el contacto verbal a través de la línea telefónica durante 24 horas todos los días del año, sin moverse de su domicilio y con sólo apretar un botón.

El Servicio de Teleasistencia constituye un instrumento idóneo para proporcionar a las personas en situación de dependencia y a sus familiares un mayor nivel de autonomía, favoreciendo la permanencia e integración en su entorno. Por ello, la Ley para la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de Dependencia lo incluye expresamente en el Catálogo de Servicios a prestar por las Administraciones Públicas.

Trámite: Servicio de Teleasistencia.

Servicio de ayuda a domicilio de los servicios sociales comunitarios no vinculados a la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia:

Este Servicio de Ayuda a Domicilio es una prestación , realizada preferentemente en el domicilio, que proporciona, mediante personal cualificado y supervisado, un conjunto de actuaciones preventivas, formativas, rehabilitadoras y de atención a las personas y unidades de convivencia para permanecer o desenvolverse en su medio habitual.

Tiene como objetivos los siguientes:

  1. Promover la autonomía personal en el medio habitual , atendiendo las necesidades de las personas con dificultades para la realización de las actividades básicas de la vida diaria.
  2. Prevenir y evitar el internamiento de personas que, con este servicio, puedan permanecer en su medio habitual.
  3. Apoyar a las unidades de convivencia con dificultades para afrontar las responsabilidades de la vida diaria.
  4. Favorecer el desarrollo de capacidades personales y de hábitos de vida adecuados.
  5. Promover la convivencia de la persona en su grupo de pertenencia y con su entorno comunitario.
  6. Favorecer la participación de las personas y de las unidades de convivencia en la vida de la comunidad.
  7. Atender situaciones coyunturales de crisis personal o convivencial.
  8. Servir como medida de desahogo familiar apoyando a las personas cuidadoras en su relación de cuidado y atención.

Trámite: Servicio de ayuda a domicilio de los servicios sociales comunitarios no vinculados a la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de Dependencia.