Facebook | Twitter | Rss | Youtube

Navegando por: Inicio

El Hogar de Nazaret trabaja en la creación de una escultura en recuerdo del hermano chiclanero Pedro Manuel Salado

viernes, 30 septiembre 2016 08:22Prensa | Agenda alcalde |

Momento del anuncio.

 

El alcalde mantiene un encuentro con Antonia Rendón, y el arcipreste de la ciudad, José Manuel Daza, quienes piden la colaboración ciudadana para llevar a cabo este homenaje en el quinto aniversario de su fallecimiento

 

El misionero chiclanero falleció el 5 de febrero de 2012, tras rescatar a siete menores en una playa de Ecuador, y recibió la Medalla de Oro de la ciudad a título póstumo

El alcalde de Chiclana, José María Román, ha mantenido un encuentro con la directora del Hogar de Nazaret, Antonia Rendón, y el arcipreste de Chiclana, José Manuel Daza, quienes le han trasladado la posibilidad de crear una escultura en honor del misionero chiclanero Pedro Manuel Salado, fallecido el 5 de febrero de 2012 intentando rescatar a siete niños en una playa de Ecuador y que recibió la Medalla de Oro de la Ciudad a título póstumo, concedida en sesión plenaria el 25 de Octubre de 2012.

Inicialmente, la escultura prevista cuenta con la figura de Pedro Manuel Salado de 1,90 metros, caminando de la mano de dos menores, una niña de 1,30 metros y un niño de 0,95 metros de altura. En cuanto a su inauguración, en un lugar de la ciudad aún por determinar, se llevaría a cabo el próximo 5 de febrero, coincidiendo con el quinto aniversario de su fallecimiento. “El Hogar de Nazaret ha puesto en marcha esta iniciativa, para la que solicita el apoyo de la ciudadanía y que contará con la colaboración de la Iglesia y el propio Ayuntamiento”, ha manifestado el alcalde de Chiclana, quien ha añadido que “se podrá plasmar el reconocimiento a este misionero chiclanero en la vía pública a través de esta escultura”.

Por su parte, Antonia Rendón, que recibió la Insignia de Oro de la Ciudad en representación del Hogar de Nazaret en 1997, ha resaltado que “el hermano Pedro Manuel Salado estuvo dirigiendo un colegio, que actualmente cuenta con unos 600 niños. Sin embargo, aquel 5 de febrero un inesperado maremoto hizo que se agitara el mar y atrapase a siete niños que estaban bañándose, ante lo cual el hermano sacó a todos, pero falleció exhausto en la orilla”. “La noticia de la gesta rápidamente se difundió a través de los medios de comunicación, llegando a países como Canadá, Rusia y Latinoamérica”, ha recordado.

Finalmente, el padre José Manuel Daza ha expresado que “no queremos que caiga en el olvido la gesta del hermano Pedro Manuel, por lo que se está organizando varios actos desde la Iglesia y el Hogar hasta el 5 de febrero, cuando tendremos una misa que será presidida por el obispo de Cádiz, Rafael Zornoza”. “Gracias a la colaboración del Ayuntamiento y con la ayuda popular, se colocará una estatua del hermano Pedro en un lugar significativo de nuestro pueblo”, ha comentado el arcipreste de Chiclana, quien ha añadido que “hay una comisión conformada por ciudadanos de Chiclana para organizar y coordinar estas actividades, para que no se olvide la hazaña de este chiclanero, que entregó su vida tras salvar a siete niños, seis de los cuales he podido conocer personalmente este año”.

Pedro Manuel Salado nace el 1 de enero de 1968 en la calle Francisco Ignacio. Ejerce estudios en el colegio público El Castillo y el Bachillerato en el instituto Poeta García Gutiérrez. Como miembro del coro de la Iglesia Mayor, conoció el Hogar de Nazaret porque tocaba en las misas celebradas en dicho lugar. Integrante del grupo lasaliano Jena, comienza a realizar ayudas pastorales y catequesis, acompañando al hermano Diego en el Hogar de Nazaret durante el verano.

En el verano de 1987 es cuando conoce en profundidad el Hogar, al conocer la situación de sufrimiento y abandono en la que tantos niños y jóvenes se encuentran. En 1988 comienza el noviciado en el Hogar en Córdoba. En 1999 es destinado a Ecuador, concretamente a la ciudad de Quinidé, para reforzar el trabajo que estaba realizando los hermanos en el Hogar, donde encuentra un gran número de niños y pone en marcha distintas actividades fuera del Hogar.

En el año 2001 asume la dirección de la escuela Santa María de Nazaret, lugar muy conflictivo y difícil, que supo llevar y dirigir, siendo nombrado delegado del Obispado en Quinindé. En el año 2008 pide el relevo en la dirección, siguiendo con la docencia y dedicado en plena alma al Hogar. Además, se licencia en Magisterio y Ciencias Humanas y cursa estudios de Filología Inglesa.

El domingo 5 de febrero de 2012, la comunidad misionera acude con los niños y niñas que tienen acogidos a una playa cercana a la misión. Con la hermana Juani, acompañan a los niños para que se bañaran en la playa Atacames, sin tener conocimiento de pequeños terremotos en la zona y los riesgos que llevan consigo en el mar. Así, un remolino se llevó a siete de los menores hacia dentro, ante lo que Pedro Manuel Salado no duda en lanzarse para rescatarlos. Tras lograr salvarlos con la ayuda de un hombre que practicaba surf, Pedro Manuel no logró salir del mar por sí mismo y, con los pulmones encharcados, fue trasladado hasta la orilla sin que pudiera sobrevivir.

Noticia vista: 344 veces