retrocederSuscríbase a nuestras noticias vía RSSNoticias Policía Local de Chiclana directamente en TwitterLogotipo de facebook

Unidad Canina

Yanko está especialmente adiestrado para la función policial
Yanko es de raza labrador

En el ámbito policial y de la seguridad se entiende que existen dos funciones principales de la unidad cinológica:

 

-Función preventiva.

La unidad cinológica se constituye como una gran herramienta “disuasoria” frente a posibles infracciones administrativas capaz de transmitir al ciudadano una mayor sensación de seguridad y tranquilidad, y ofreciendo una imagen de innovación de la Policía Local.

El binomio formado por un Agente de Policía y el animal hacen sentir en el ciudadano más seguridad debido a la imagen que la sociedad tiene de estos animales, lo que permite desarrollar funciones preventivas y de mayor proximidad a la ciudadanía. La figura del perro mejora la seguridad subjetiva en las zonas comerciales y de concentración de personas.

Los planes de seguridad impulsados por diferentes Jefaturas de las Policías Locales, contemplan servicios específicos en parques públicos y entornos de los centros escolares, ferias, zonas de concentración de jóvenes, para, entre otros servicios, prevenir la tenencia y el consumo de sustancias estupefacientes. Será en este tipo de servicios donde la unidad cinológica alcanzará su principal función.

- Función operativa.

Se basa principalmente en la detección de sustancias estupefacientes y en funciones propias de intervención y defensa. Especial dedicación debe ofrecerse a los parques públicos, entornos de centros educativos, ferias, zonas de concentración de jóvenes, etc..., para la detección de consumo y/o tenencia de sustancias estupefacientes. Aquí la intervención del perro es fundamental ya que en muchas ocasiones es muy complicado para los Agentes intervinientes localizar dichas sustancias.


En definitiva y al amparo de la legislación vigente las Policías Locales tienen encomendadas, entre otras funciones, la vigilancia de las instalaciones municipales y espacios públicos, entornos escolares, consumo de sustancias estupefacientes en la vía o establecimientos públicos, controles de vehículos y personas, colaboración con otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad; por lo tanto y desde una perspectiva jurídica, se puede afirmar que la necesidad de una unidad cinológica no viene a crear un nuevo espacio funcional, sino que su misión tiene por objeto mejorar notablemente la calidad del servicio ya prestado.


A la lógica concentración de personas que cualquier evento genera, hay que sumarle la concentración específica de jóvenes, en las cuales existe un contrastado consumo y tenencia de sustancias estupefacientes, lo que supone una evidente vulneración a la normativa legal vigente. Desde un punto de vista policial resulta indispensable poder prevenir este tipo de conductas puesto que el consumo de estas sustancias terminan generando otra serie de conductas atentatorias a la seguridad ciudadana y a la pacífica convivencia. Para ello resulta fundamental el poder disponer de una unidad cinológica.

 
Código QR